Inicio > Apple, Apple Store, iPad > La compra del iPad2 en La Maquinista. Mi experiencia con vídeo incluído.

La compra del iPad2 en La Maquinista. Mi experiencia con vídeo incluído.

Llegó el día que muchos de nosotros estábamos esperando desde que el día 2 de marzo, Steve Jobs se subiera al escenario para presentarnos el sustituto del primer iPad. Yo, particularmente, ya tenía tomada la decisión de acercarme a la Apple Store de La Maquinista, en Barcelona, para hacerme con el iPad2. La decisión fue esa porqué estoy a tan sólo una hora de la ciudad condal, por lo que no me suponía un esfuerzo extremo el aproximarme a ella, y sabía que si madrugaba sería sólo cuestión de mala suerte no ser uno de los primeros poseedores en España del nuevo juguete de Apple. Así que me levanté a las cuatro de la madrugada para coger rumbo directo a la tienda física de Apple de La Maquinista.

 

Entre el tren y los distintos metros, me presenté en dicho lugar a las 8 en punto de la mañana. Creía que la cola iba a ser sorprendente, aunque lo que me sorprendió de verdad fue ver que era el doceavo de la cola. Eso significaba algo muy complaciente, y es que ya era prácticamente seguro que me iba a hacer con el iPad2 y que, además, podría elegir modelo y color sin tener que preocuparme durante las 9h de espera que aún me quedaban si adquiriría el terminal o no. Los chicos que tenía delante organizaron a la perfección la cola. Conforme llegábamos, nos daban unos Post’it y un rotulador para que nosotros mismos fuésemos los que nos enumeráramos, facilitando así que pudiéramos marcharnos de la cola sin perder nuestro preciado sitio.

Una vez establecido y calmados mínimamente los nervios, decidí estudiar la zona. En la tienda había un cartel que no llamaba mucho la atención, en el que ponía que ese era el día en que se lanzaba el iPad2 en España. En un lateral de la tienda, había unos cuantos iPad2 gigantes con distintas Smart Cover de colores, y uno en el que se podían ver vídeos de lo que el nuevo gadget era capaz de hacer, incluyendo iMovie, Facetime y GaradgeBand. Por dentro no había nada preparado. Las mesas estaban ocupadas por el primer iPad y no habían carteles en las paredes que anunciaran nada de nuevo. Los detalles en la Store que evidenciaran lo que iba a suceder ese día eran escasos o prácticamente nulos. 

 

Pasadas la inspección y casi un par de horas completas, llegó la hora de la apertura normal de la tienda y con ello, el primer momento para entrar en contacto con los vendedores. La pregunta a hacer era más que evidente, al igual que contundente lo era su respuesta. Confirmaron que la hora de vender el iPad2 sería respetada al máximo, es decir, que hasta las 17h no se vendería ningún terminal. En ese momento tampoco se entró en detalles de cómo sería el reparto, lo único que se nos dijo fue que se cerraría la tienda sobre las 15h para preparar el local para el gran momento.

Mientras pasaba el tiempo, aprovechaba para twittear y ver cómo estaban los ánimos en las distintas ciudades de España. Dentro de la comunidad de Apple se respiraba día grande y de bastante nerviosismo. Gente que quería acercarse a la tienda y preguntaba cada dos por tres si había mucha cola o no. Mis preguntas eran si en otras tiendas habían puesto la joya a la venta, y las respuestas eran las mismas que recibíamos por parte de los trabajadores de la tienda oficial de La Maquinista.

A lo largo de la mañana fue creciendo la cola y los chicos de Starbucks nos ofrecieron cafés de forma totalmente gratuita. Los empleados de Apple también pasaban de vez en cuando para aprovisionarnos de agua sin coste alguno. Ambas cosas se fueron repitiéndose durante todo el día. Mientras tanto, llegaron algunas cadena televisivas. Todas ellas tenían dos objetivos claros. Visualizar la tienda y entrevistar a Albert Llambrich, ciudadano de Tarragona que había hecho noche en Barcelona y primer ocupa de la cola desde las 10 de la noche anterior a la fecha del lanzamiento. Sobra decir que el chaval se llevó su merecido a lo largo del día por haber realizado ese sacrificio. Claramente, junto al iPad2, fue el gran protagonista de la jornada, buscado por todas las cámaras y micrófonos habidos y por haber.

 

Casi sin darnos cuenta, llegamos a las últimas cuatro horas de espera y ya deberíamos rebasar las 200 personas en la cola. Sobre las 13h se acercó a nosotros Julio César Martínez, Mánager de la tienda de oficial de Apple de La Maquinista. Su labor fue, con una sonrisa incrustada en la cara en todo momento, pasar casi comprador por comprador para explicarnos como se iba a efecutar la venta. Él mismo nos afirmó que el cierre de la tienda sería sobre las 15h, que cada comprador podía adquirir únicamente dos iPads y dos Smart Cover por iPad comprado y los otros objetos se podrían comprar sin límite alguno. Nos avisó ya de que en breve pasarían otros trabajadores de la tienda para darnos un papel de reserva con el modelo y color de iPad2 que quisiéramos. Una vez tuviésemos ese papel, no podríamos cambiar de parecer y si lo perdíamos, nos quedábamos automáticamente sin iPad. Todo esto se hacía para que a las 17h, cuando abrieran puertas de nuevo, no pudiera haber nadie exterior a la cola que pudiera colarse y comprar un iPad (realmente muy bien pensado).

Al poco rato de dejarnos Julio César, pasó una chica para repetirnos el procedimiento en su plenitud y nos remarcó lo del papelito. Su tarea era simplemente concienciar a la gente de lo que el Mánager ya nos había comentado, en un plazo de 10 minutos entre ambos. Seguidamente llegaron dos señores más, que preguntarían por mi elección y me entregarían la cartulina con la reserva de mi iPad wifi blanco de 32GB. Con ese papel, además de no permitir que nadie se nos colara, se nos confirmaba en su totalidad de que íbamos a habernos con el iPad, por lo que la alegría y el nerviosismo fueron ya in crescendo. Las horas pasadas cogían sentido.

 

Así nos enfilamos ya a las 15h, a falta de dos para poder comprar mi iPad2. Llegó el momento de tirar de cortinas negras e impedir que cualquier persona ajena a la empresa pudiera ver lo que se cocía dentro de la store. Nos topábamos con un gran manto negro y ver lo que había en su interior era imposible. A partir de aquí fueron saliendo los vendedores de la tienda a montar follón. Gritaron miles de cánticos y pasaban alrededor nuestro para chocarnos las manos. No querían que decayera el ánimo por la espera, todo lo contraría, y consiguieron ponernos más nerviosos de lo que ya estábamos. Todo se empezó a llenar de prensa en cuestión de poco tiempo, y la cola creció de una forma sobrenatural. En esos instantes, tuve la oportunidad de cruzar unas palabras con el conocido editor de Applesfera, Miguel López, a través de un buen amigo que poseo en Twitter, conocido por @Hybrix.

El nerviosismo se convirtió en agonía a falta de media hora, pasándose los minutos como si de horas se tratara. Los trabajadores pegaban chillidos detrás de las cortinas y todos nos manteníamos expectantes de lo que sucedía dentro. Las televisiones y radios ocupaban la primera línea. A los diez minutos de la hora punta bajaron cortinas y se veía una cantidad exagerada de trabajadores junto al cristal de la tienda. La barrera ahora estaba compuesta por unos cien empleados que ocultaban a sus espaldas el objeto por el que todos estábamos al otro lado del muro desde hacía ya muchas horas. Aplausos y euforia por su parte, uñas machacadas y iPhones capturando esos instantes por la nuestra, hasta que al fin tocaron las cinco de la tarde.

Se abrieron puertas y los chillidos eran ensordecedores. Expectación absoluta. Era el momentazo de complacernos a todos por la espera y poner en nuestras manos la preciada recompensa. Cómo no, el minuto de gloria se lo llevó Albert Llambrich. Fotografiado por periódicos y grabado por muchas televisiones, entró acompañado del mánager de la tienda para encaminarlo hacia su premio. Le dieron su iPad2 y no tardó en levantarlo como si de un trofeo se tratara, pues era el primero en conseguirlo a través de la primera tienda oficial de Apple abierta en España. Poco después, fueron entrando las 10 personas que quedaban delante mío hasta que al fín, llegó mi recompensa particular.

Recuerdo ese momento con bastante cariño. Sentí en mi piel esa filosofía tan mágica que envuelve a esta empresa, y es que rodeado por un barullo increíble de gente, pasamos por ese pasillo humano después de que Julio César Martínez nos hubiera dado permiso de una manera muy cercana. Al entrar, todo el mundo aplaudía agradeciéndome el esfuerzo por haber ido a comprar el iPad, convirtiéndome en protagonista de mi historia. Chocaba la mano de varios empleados y una amabilísima trabajadora me recogió para entregarme particularmente el iPad que se encontraba al fondo del todo, en la Genius Bar, y que previamente había elegido. Toda la entrega fue perfecta, una atención súper cordial y próxima, en la que se me explicaron todas las posibilidades que tenía de potenciar mi iPad2. Cabe decir también que incluso la trabajadora estaba igual o más nerviosa que yo en ese momento, pero sólo radiaba euforia y alegría. Ella misma me facturó el iPad2 y la Smart Cover de color naranja que me compré, e inmediatamente me presentó a otro trabajador para que abriera con él el iPad y lo revisara de arriba a abajo. Tras unas pequeñas comprobaciones e indicaciones de como funciona el terminal, decidí marcharme a casa exhausto por ese largo día.

 

Debo decir que es la primera vez en mi vida que espero 9h de cola para hacerme con un producto (no había hecho ni una cola de más de una hora si no era para montarme a alguna atracción del Port Aventura). La atención recibida a lo largo del día y el calor que sentí a la hora de ir a buscar mi iPad2 han sido excelentes, y dudo que jamás lo vuelva a sentir con la misma intensidad. Puede que parezca una frikada, pero recomiendo encarecidamente que, si se os presenta la oportunidad alguna vez en la vida, debéis pasar por esta experiencia.

 

Os dejo seguidamente un vídeo editado y grabado personalmente por mí, en el que intento resumir en dos minutos y medio lo que fueron esas 9h de espera.

Y aquí alguna que otra foto más para el recuerdo.

Te puede interesar:

Cómo lo vivimos en la cola, con actualizaciones constantes.

Anuncios
Categorías:Apple, Apple Store, iPad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: